Anuncios

Ponencia presentada por Jesús Blancornelas en el Encuentro de Periodistas en la Frontera

Ciudad Juárez, Chihuahua a domingo 16 de noviembre de 1997.

Cuando uno ve un reportaje... lo primero que se nota es el asombro y cuando terminan de leerse a unos se les desploma el corazón, y a otros les enoja terriblemente, pero a la gran mayoría le sorprende el trabajo periodístico y cuando lo ven se preguntan: ¿Cómo se hizo este reportero? ¿quién le ayudó? y si nos va bien en las opiniones públicas habrá algunos que digan: ¡Qué buen reportero! aunque a veces no bastan las opiniones contrarias y dicen que seguramente algún político le pasó todos los datos, o hasta también dicen¿Quién sabe cuánto le pagaron al reportero por publicar eso, pero también invariablemente la investigación tiene como origenes desde lo ilegal hasta lo engañoso pasando por la perversidad, la corrupción, y la muerte. Naturalmente el narcotráfico como dijo el maestro que está aquí conmigo (Alan Weisman) es un tema importante .

La investigación periodística en México tuvo un gran empuje y nos contagió a los que eramos jóvenes en la década de los años 60's cuando Julio Scherer llegó a la dirección de lo que era el periódico Excelsior en la ciudad de México, luego la aparición de Proceso inspiró a muchos diaristas y reporteros y cuando años más tarde llega el estruendo mundial que provocó el famoso caso ... todos los reporteros jóvenes de aquella época queríamos tener la dicha de lograr las mejores investigaciones en seguida estuvieron dos fenómenos sin precedentes, una oleada de investigaciones que provocaron grandes molestias al gobierno mexicano y entonces los políticos mexicanos respondieron con agresores a los periodistas fue y sigue siendo como un juego de pin pon entre el poder y la prensa .

Lo lamentable fueron un partes de cosas la corrupción del Gobierno desde los años 60's a la fecha aumento y la calidad de la investigación periodística bajó. Somos pocos los periódicos mexicanos, los semanarios o las televisoras que desarrollan trabajo de investigación a fondo, que tienen fundamentadas sus investigaciones o transmisiones, que logran las pruebas en el caso que les ocupa, que cuentan con testimonios o en una palabra que van a fondo del asunto, que no ponen limite al tiempo para sus trabajos, y que solamente publican algo cuando tienen todo verificado. Hace pocos días, y perdónenme por hablar en primera persona, me llamó desde México un reportero de Ovaciones y me preguntó si era cierto que los afamados hermanos Arellano Félix estaban reclutando a jóvenes adinerados de Tijuana para traficar con droga y asesinar en la frontera México-norteamericana le dije que esa era una historia muy vieja, que en octubre de 1996 la descubrimos un equipo de compañeros y les dije que muchos de los que dimos por llamar "narcojuniors" fueron asesinados o estaban prisioneros, de repente me dijo que con esos datos le bastaba para hacer un reportaje a fondo, y yo quedé preguntándome cómo era posible que alguien se atreviera a escribir basado en unos cuantos datos que logró por teléfono sobre algo que no conocía a fondo, sobre una persona que no conocía y sobre algo que había sucedido un año antes. Hace una semana viajé desde Tijuana a la ciudad de México para asistir a una reunión convocado por el Comité de Protección de los Periodistas, después de la sesión cuando llegué al hotel, y empecé a hojear los periódicos me encontré con una noticia que me sorprendió, el periódico El Universal publicó que yo viaje a México porque la Procuraduría General de la República, me envió un citatorio oficial para presentarme a declarar sobre el asesinato del licenciado Luis Donaldo Colosio, la noticia fue transmitida desde Tijuana, quien lo hizo puedo haber levantado el teléfono, comunicarse conmigo, preguntarme si era cierto, pero no lo hizo, tampoco llamó al procurador no tuvo fuente ni tuvo una confirmación, pero publicó la nota tal y como si la hubiera super investigado, precisamente el asesinato de licenciando Luis Donaldo Colosio ha sido uno de lo más irresponsablemente manejado por la gran mayoría de los reporteros en sus supuestas investigaciones. En nuestro semanario se realizó una investigación donde se combinó la enseñanza lograda por los nuevos comunicologos egresados de las universidades y el aprendizaje de nosotros, los viejos empíricos, para empezar el caso se dividió en cinco áreas y con diversos compañeros.

Las áreas fueron: La criminal, la política, la jurídica, la lírica y la fotográfica, Primero fueron dos días después del crimen, y luego dos veces por semana desde hace tres años se realizaron reuniones para lograr las investigaciones, este es un resumen de todo el equipo de compañeros, editores y fotógrafos que fueron comisionados para trabajar en el hospital, en otro hospital en las secciones de la Procuraduría, en la Policía Judicial del Estado, en el aeropuerto y los que estábamos en la oficina, todo este trabajo no permitió organizarnos desde la misma noche después del crimen, y este fue el primer esquema de trabajo que tuvimos, en base a todo este trabajo nos permitió saben antes que la Policía, todos los antecedentes del asesino, obtuvimos copias del acta de nacimiento, su cartilla militar, diplomas escolares, constancias de asistencia a cursos de capacitación en sus diversos trabajos, y solicitudes de empleo, durante un mes cuatro reporteros recorrieron diariamente las rutas que siguió el asesino desde su casa a los diversos trabajos, durante los meses anteriores al día siguiente que disparó a la cabeza del asesino, si observamos vemos, con peritos para comprobarlo, las firmas del asesino en sus solicitudes de trabajo, con lo que exhibió al lado de los autodibujos donde se plasmó como un salvador de México.

Gracias a las fotografías logradas ene l momento del crimen fue posible determinar como se realizó el movimiento de personas y precisamente un mes después de cometido el crimen publicamos que el asesino actúo solo en el lugar de los hechos, ese trabajo también nos permitió asegurar que las personas detenidas eran inocentes y no fue hasta pasado un año de nuestra publicación que las autoridades los dejaron libres al no encontrarles delito alguno.

Somos los únicos que hasta el momento entrevistamos en prisión al asesino. nos confesó que disparó en dos ocasiones nos dijo que él era el mismo que estuvo en el lugar de los hechos, me enseñó una foto de él, lo confirmó a pesar de esto, la gran mayoría de la gente de la prensa mexicana no aceptó ni su declaración ni nuestra publicación.

Unos insistieron que había dos Aburtos, otros dijeron que había cinco, para estas líneas que escribí, mis compañeros y yo hemos elaborado una broma cuando dicen que hay cinco aburtos, y decimos efectivamente sí hay cinco Aburtos, Mario Aburto, su papá, su mamá, su hermano y su otro hermano. (risas).

Tres años después de cometido el crimen, Tres años después de cometido el crimen, la subprocuraduría general de la República confirmó nuestras investigaciones y dijo que efectivamente había un Aburto, un año después de cometido el crimen fue detenido otra persona acusada de haber disparado, a pesar de que el asesino original ya había sido sentenciado, las investigaciones de nuestro equipo demostraban que era inocente, pero el hombre estuvo en prisión un años, hasta que finalmente lo declararon libre sin cargos, una editora y una reportera dentro del equipo de investigaciones duraron meses, conservadoramente días o por lo menos diez, para poder determinar con el auxilio de médicos mexicanos y norteamericanos que cuatro piquetes de agujas muy bien alineadas en un muslo del cuerpo de Colosio, no eran como se pensaba y como nosotros pensamos en un determinado momento, de alguna droga estimulante , se imaginan ustedes si el mismo día que descubrimos esos piquetes publicamos que teníamos una sospecha de que se administraba una droga?,¿se imagina el gran escándalo?, naturalmente s i lo hubiéramos publicado hubiéramos vendido muchos periódicos y hubieramos ganado muchos lectores, pero también los hubiéramos perdido cuando se supiera la verdad y la verdad fue la que encontramos al final que una doctora especializada en cardiología, aplicó inyecciones como un último desesperado intento por reavivar a la víctima, En el camino de las investigaciones un día nos encontramos con que el candidato presidencial se había casado antes del matrimonio que vivía en el momento de ser asesinado (hace una indicación a Luis Lauro Valero Elizaldi de que pare las transparencias) teníamos el nombre de su antigua esposa, supimos, obtuvimos las pruebas de importantes personajes del Gobierno Mexicano firmando como testigos en aquella boda por el civil y también logramos el acta de divorcio, decidimos no publicar nada, porque consideramos que mencionarlo en nada ayudaba a solucionar el crimen, antes investigamos los motivos de la separación y no eran precisamente motivos para realizar una nueva investigación.

Lo malo del periodismo de investigación es que se ha convertido en algo así como un deporte, para ver quién publica la fantasía que atraiga a los lectores, y precisamente esa acción provoca otra clase de pin pon, la de informar si base y tener como respuesta el desmentido o bien la fantasía de otro periodista, precisamente sobre el caso Colosio se han escrito más de 20 libros, y hubo autores que ni conocieron al victimado ni victimario, ni conocieron el lugar donde sucedió el asesinato. A nosotros nos costó tres años investigar el asunto y por fin mis compañeros ... Abel ?Navarro Francisco Ortiz Franco, Héctor Javier González y yo, escribimos un libro que esta semana sale a la venta, somos de la idea que el trabajo de investigación periodística no es para publicar suposiciones, sino para consignar hechos, y también de que estas tareas no son privativas de super hombres o de supermujeres, un buen trabajo de investigación periodística tiene sus mejores resultados cuando se hace en equipo y bajo un mando, en nuestro país, el 99% de los mexicanos cree que Carlos Salinas de Gortari, los dinosaurios, o el sistema político mexicano mandaron matar a Colosio,. nosotros pertenecemos al 1% que piensa lo contrario, la diferencia entre el 99% y 1% no es de... el 99% n tiene pruebas, el 1% las tenemos, esas son entre algunas otras las dificultades que acarrea el periodismo de investigación, pero al fin y al cabo dificultades que terminan siendo satisfacciones en el periodismo d investigación, yo soy de los que piensan que es preferible perder la nota, a perder la credibilidad por eso cuantas veces todos ustedes jóvenes o menores de edad que yo, sean convocados por reporteros en investigación, IRE, por sus siglas en ingles, no desperdicien esa oportunidad, en lo personal cada vez que asisto a una reunión en Estados Unidos o México he aprendido mucho de mis compañeros, Muchas Gracias.

Recopilación: Reyna Haydée Ramírez. EL IMPARCIAL, Sonora.

*Texto de una carta enviada al Presidente Ernesto Zedillo y otros por el Comité para la protección de periodistas, en inglés.
*Texto de la carta protesta enviada por IRE/PI al Presidente Ernesto Zedillo.
*Tetxto del Boletín La Red de Periodistas de Investigación sobre el atentado a Jesús Blancornelas
*Ir la página de Zeta

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atrás] [¿Quiénes somos?]