REPORTAJE DE INVESTIGACIÓN

EL CUENTO DE LA CUENTA
Por Lise Olsen* 

UNA CUENTA DE CÁRDENAS MOVIÓ $100 MILLONES EN 90 DÍAS
Por Claudia Fernández

C uando llegó el documento a la redacción de El Universal, parecía que daría origen a un gran escándalo: era el reporte de una cuenta bancaria de Cuauhtémoc Cárdenas, el candidato favorito para ser jefe de gobierno del Distrito Federal. Y esa cuenta no figuraba en su declaración de bienes.

La historia completa, que descubrió la repo rtera Claudia Fernández, a quien se le asignó la nota, era más complicada. La cuenta sí existía y el documento no era falso, pero esa cuenta también estaba a nombre de la campaña. El contralor del PRD decía que Cárdenas, como todos los candidatos de su partido, tenía cuentas de campaña a su nombre, que podía usar de manera discrecional.

Para ella, todavía no era claro si Cárdenas tenía o no la obligación de re p o rtar esa cuenta en su declaración, por llevar su nombre y poder usar los recursos como quería. Entonces empezó su artículo señalando este hecho y dejando que los lectores decidieran si esa práctica era correcta o no.

Para algunos, los primeros párrafos del artículo eran un ataque injusto contra Cár-denas. Para otros, el artículo entero era un estudio interesante del uso que estaba ha-ciendo del dinero público uno de los más importantes candidatos del país. Podríamos discutir si Claudia Fernández tenía razón –o no– al empezar su nota pre -guntando si la cuenta tenía que aparecer en la declaración de bienes del candidato. Pero ya después de las elecciones, probablemente sea más útil para otros periodistas ver cómo hizo el re p o rtaje –un estudio corto pero bastante completo sobre el manejo de una cuenta de campaña en México, algo que pocos periodistas del país han hecho hasta la fecha.

Fue una investigación de pocos días pero con muchas etapas. Tuvo que establecer:

• Si la cuenta era de Cárdenas y si el re p o rt e bancario era verdadero o falso.
• ¿Cuál era la explicación de Cárdenas o de su partido al respecto?
• Si se habían violado las leyes electorales.
• Y si ella podía ser demandada por publicar el re p o rtaje, ya que el documento había
llegado a su periódico violando una ley banccaria –no se puede compartir información
sobre cuentas bancarias sin el permiso del cliente o una orden judicial.

Por supuesto, tenía que trabajar rápido, ya que muchos otros reporteros estaban cubriendo la misma elección.

¿UNA CUENTA VERDADERA O FALSA?

Como el reporte no era un documento público, no era cuestión de preguntar directa-mente a Bital (Banco Internacional) si era válido o no.

Entonces, Claudia mostró primero el reporte a fuentes de Bital para confirmar si el formato era el mismo que usaba el banco. Dos de los tres ejecutivos interrogados confirm a -ron que sí era, y otro ni lo confirmó ni lo negó.

Luego, Claudia hizo dos depósitos en Bital usando el número de la cuenta. En los dos recibos del depósito figuraba el nombre de Cárdenas y las cajeras confirmaron que
se trataba del candidato.

Como una tercera etapa, Claudia mostró el estado de cuenta a varios analistas finan-c
i e ros y contadores para que hicieran un análisis del mismo. Ya con estos elementos,
contactó a Cárdenas y le mostró el reporte –un reporte trimestral– y él, después de ver
el documento, le enseñó dos de sus reportes mensuales. Estos mostraban exactamente los mismos depósitos y gastos que el reporte que tenía El Universal, aunque en ellos aparecía su nombre junto con el de la campaña.

LA VERSIÓN DE CÁRDENAS

Al principio, Cárdenas fue cortante respecto a dar una respuesta. Para convencerlo, Claudia y su editor, Oscar Hinojosa, lo llamaron (y lo visitaron ) en su casa, luego en su oficina, y también hablaron con otros miembros de su partido. Les hicieron saber que ellos tenían documentos sobre la cuenta que estaban dispuestos a mostrar. Al final, Cárdenas y otros miembros de su partido mostraron información que El Universal no tenía:

• Todos los candidatos del PRD tenían cuentas similares (con nombre personal).
• Otras tres personas tenían firma en la cuenta.
• Los gastos mayores de la cuenta eran por pago de publicidad en los medios.
Además de los candidatos, el tesorero del partido, el contralor interno y las comisiones
de financiamiento de los partidos son fuentes importantes para este tipo de repor-tajes,
dice Claudia. Y después de la campaña, los candidatos tienen que entregar re p o r-tes
sobre gastos de campaña al IFE.

LAS LEYES ELECTORALES

Para cubrir este aspecto, Claudia habló con funcionarios del IFE y con contadores
sobre el manejo de la cuenta en general. No había nada ilegal en el manejo de la
cuenta, según el re p o rte bancario. Pero había muchos movimientos de dinero, que Cárdenas mismo explicó como depósitos del PRD y gastos de campaña. El contador dijo que manejaron la cuenta muy bien para maximizar los intereses. Pero a ella no le quedó claro si, bajo la ley electoral mexicana, Cárdenas tenía la obligación de re p o rtar la cuenta en su declaración personal de bienes, ya que llevaba su n o m b re y podía manejar los recursos a discreción, aunque fuera su cuenta de campaña.

¿PODRÍA CÁRDENAS GANAR UNA DEMANDA CONTRA EL UNIVERSAL DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN?

Aunque la fuente violara el secreto bancario al proporcionar el reporte, dos aboga-dos
que consultó Claudia le dijeron que ella no podría ser cómplice de ese delito, ya que esa ley no se le aplicaría a ella como periodista.

Además, ella había consignado la versión del propio Cárdenas en su nota, por lo que no
había malicia, sólo documentos y opiniones. Más difícil era juzgar el posible impacto
político de la nota. “No sé hasta qué punto yo como reportera debo tener ese tipo de
consideraciones políticas, si mi trabajo es simplemente reportar la información de interés público”, dice ella.

Para ella esa información era algo que el público tenía derecho a conocer, por ser de
interés para la mayoría, al tratarse de fondos de campaña que vienen de los contribuyentes, y al ser Cárdenas uno de los candidatos más importantes en las elecciones de julio.

“No quería probar algo con la nota, solo quería abrir una ventana hacia la maquina-ria
financiera de una campaña electoral”, dice Claudia.

Lise Olsen es directora de Periodistas de Investigación, ciudad de México.

UNA CUENTA DE CÁRDENAS MOVIÓ $100 MILLONES EN 90 DÍAS
Por Claudia Fernández
RESUMENDEL ARTÍCULOPUBLICADO ORIGINALMENTE EN
EL UNIVERSAL EL 30 DE MAYO DE 1997

El candidato del PRD a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Cuauh-témoc
Cárdenas, posee una cuenta bancaria con movimientos de inversión, pagos y depósitos por casi 100 millones de pesos en los últimos tres meses, según se desprende de un documento bancario en poder de El Universal.

Pese a estar a su nombre, esta cuenta no figuró en la declaración patrimonial que el
candidato perredista hizo pública el pasado 5 de mayo, en la cual reveló que tenía dos cuentas bancarias con un saldo conjunto de 100 mil pesos. Consultado al respeto, Cárdenas Solórzano rechazó que se trate de una cuenta personal o familiar, y precisó que es la cuenta de su campaña y está a nombre de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano-Campaña Jefe de Gobierno del Distrito Federal. Además de Cárdenas, en la cuenta tienen firma Alfonso Vaca Morales, Armando López Fernández
y Saúl Figueroa Hernández.

El documento, de cuatro páginas, indica que la cuenta número 4006994040 del ban-co
Bital, cuyo titular es Cuauhtémoc Cárdenas –según confirmó este diario por medio de
dos depósitos realizados en distintas sucur-ales de la institución de crédito– operó con
un saldo promedio de más de 1,300,000 pesos durante este periodo.

“En promedio, esta cuenta nunca ha operado con un saldo mayor a los dos millones
de pesos” aseguró Cárdenas, quien indicó que reclamaría de manera enérgica al banco  por haber proporcionado esta información. “En función de ello –la respuesta del banco– tomaremos una decisión”, dijo.

Por su parte, Octavio Romero Oropeza , oficial mayor del PRD, informó que no hay
reglamento interno en su partido para el manejo de esos recursos, “sino que se decide en reuniones del Consejo Nacional”. Asimismo, indicó que existe una cuenta bancaria general del PRD y que cada candidato tiene una cuenta de cheques independiente que le perm i t e manejar los recursos que le han sido asignados de manera discrecional. Dijo, sin embargo que “las cuentas de los candidatos están a n o m b re del PRD-mancomunadas por re q u isito del IFE”.

Romero aclaró que los candidatos deben presentar el reporte de gastos de campaña
acompañado de la cuenta de cheques. “Ahí se reflejan todos los ingresos y egresos de
efectivo”, dijo.

La cuenta de Cárdenas, de acuerdo con información bancaria, fue abierta el 4 de
marzo en la sucursal número 8 de Bital, la cual está ubicada en la calle de Colima en
la colonia Condesa. Cárdenas fue electo candidato del PRD a la Jefatura de Gobierno
del Distrito Federal el 2 de marzo.

El reporte bancario, que registra el “detalle de movimientos” de la cuenta en los
últimos tres meses, indica que ésta fue abierta con un depósito inicial de 1,750,000 pesos.

El origen de este deposito, aseguró Cár-denas, fue un cheque expedido por el PRD.
Al 23 de mayo, el saldo de la cuenta era de 295,561.88 pesos. A lo largo de este trimestre, el documento reporta un monto de depósitos totales por 98,043,682.94 pesos y de retiros por una cantidad similar: 97, 748,121.06 pesos.

En este periodo hubo depósitos considerables a la cuenta, como el realizado el 3 de
abril, que ascendió a 2,250,000 pesos y el del 12 de mayo, por 1,500,000. Sobre ellos, Cárdenas señaló que “todos los cheques de-positados en esta cuenta provienen del PRD”.

Asimismo, dijo, los cheques girados por esta cuenta fueron destinados a gastos de
campaña. Los cheques pagados con los montos más altos, sostuvo, fueron emitidos para pagos de espacio o tiempo en medios de co-municación.

“Sobre todo ello, existe la documentación respectiva”, aseveró el can-didato.
Los movimientos, indicó un ejecutivo bancario que solicitó el anonimato, revelan
que “es una cuenta puente” que sirve como eje para otras operaciones de inversión, las
cuales generaron, en el trimestre, un interés de más de 140 mil pesos.

No existe impedimento legal para que se efectúe este tipo de operaciones. “No hay
ninguna restricción en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales
(Cofipe) para que el partido político administre sus recursos de la manera que mejor le
convenga en términos financieros”, asegura Emilio Zebadúa, consejero electoral ante el Consejo General del Instituto Federal Electoral.Zebadúa, quien es presidente de la Comisión de Capacitación Electoral y Educación Cívica, indica que para obtener financiamiento por rendimientos financieros se podrán “crear fondos o fideicomisos con su patrimonio o con las aportaciones que reciban ”.

En 1997, el PRD recibirá 194,531,523.78 pesos de financiamiento público federal para sus gastos de campaña, según datos del Instituto Federal Electoral. Durante ese mis-mo
periodo, el PRD del Distrito Federal recibirá un financiamiento total de 68.7 millones de pesos.

A principios de este mes, el candidato perredista declaró, a través de su vocera Amalia
García, que posee dos predios en zonas rurales de Michoacán, una casa en Jiquil-pan,
en ese mismo estado, tres departamentos en la colonia Polanco y uno más en Ma-drid,
España. También reveló que tiene acciones del corporativo industrial Mandy, S.A., tres automóviles de modelo reciente y dos cuentas bancarias con casi 100 mil pe-sos
en su haber.

En esa ocasión, retó a quienes tuvieran mayor curiosidad sobre su patrimonio, a revisar el catastro. “Esto es lo que poseo. Quien encuentre más a nombre mío o de mi esposa
está a su disposición”, dijo.

Sobre las cuentas bancarias que posee Cárdenas, Amalia García informó que las
tiene en Inverlat, bajo los folios 587112-3 y 587111-5, con saldos promedio –a la última fecha de corte– de 54,084.63 y 42,793.42 pesos, respectivamente.

(Con información de José Luis Flores.)

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atras]