ARTÍCULO

LOS PERIODISTAS LATINOAMERICANOS LE ENTRAN AL PAC
Por Kara Morrison

     Hace un año Carlos Subero decidió asistir a un seminario avanzado sobre periodismo asistido por computadora (PAC) en la ciudad estadunidense de Chapel Hill. Esos talleres son impartidos por el Instituto Nacional para el Periodismo Asistido por Computadora (NICAR, por sus siglas en inglés), un programa de Investigative Reporters and Editors (IRE).
     Subero, quien trabaja en Caracas, ya era un experimentado reportero político pero los conocimientos que adquirió en el seminario le permiten realizar proyectos que nunca se habían emprendido en Venezuela. Esos proyectos incluyen un análisis de los 257 miembros del Congreso venezolano, para el cual Subero utilizó el programa estadístico SPSS, y un estudio del creciente número de mujeres que ocupan puestos políticos importantes en todo el mundo. Subero hizo ambos trabajos para su diario, El Universal, a partir de bases de datos que compiló mediante su propia investigación.
     "Mi primer proyecto importante de PAC fue muy provechoso", dijo Subero, quien aún hoy en día es el único periodista de Venezuela que utiliza estas técnicas. Sin embargo, agrega, la idea se está extendiendo.
     Lise Olsen, directora de Periodistas de Investigación (PI), dijo que hay varios periodistas latinoamericanos que han recurrido a la computadora como una poderosa herramienta de investigación.
     Durante su primer año de actividades PI ha introducido a cerca de 400 colegas al periodismo de investigación mediante talleres realizados en México y en otros países, y Olsen considera que hay dos factores que impulsan esa creciente interés.
     El primero es el incremento de la información disponible en línea. "Se ha puesto de moda que las oficinas de gobierno tengan páginas en la red", explicó Olsen. Eso permite que resulte más fácil obtener información oficial en línea que pedir bases de datos a las oficinas de comunicación social de las dependencias, cuyos empleados con frecuencia desconocen la existencia de esa información.
     El segundo factor es que otros observan con interés cómo algunos de sus colegas realizan con éxito proyectos de periodismo asistido por computadora.
     "Pienso que cada vez más reporteros experimentan con estas técnicas, y demuestran a los escépticos lo que se puede hacer", dijo Olsen.
     Jose Roberto Toledo es un periodista brasileño que hizo precisamente eso, al realizar varios proyectos de PAC para su diario, Folha de Sao Paulo. Toledo halló cifras compiladas por un legislador de su país y utilizó el programa Excel para analizar las obras públicas realizadas por estado, departamento y tipo de gasto. Después calculó los montos gastados en cada rubro y los comparó con los montos de años anteriores.
     Toledo utilizó datos del instituto Pro-Aim de Sao Paulo para analizar las causas de muerte en esa ciudad. Con ello logró relacionar muchos homicidios con el consumo del alcohol. Por último, Toledo utilizó datos del Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos para detectar a los brasileños que emigran a ese país. Descubrió que la mayoría de ellos se instala en cinco estados -Maine, Nueva Jersey, Florida, Nueva York y California- y realizó perfiles de varios migrantes.
     Cada uno de estos proyectos, dijo Toledo, le llevó cerca de una semana."Siempre la parte más difícil", agregó, "es hallar la fuente de datos buenos y confiables".
     Olsen dijo que la mayor parte de los proyectos de PAC que se realizan en América Latina aún utilizan hojas de cálculo y fuentes de internet, en lugar de bases de datos más complejas y análisis estadísticos.
     Francisco Vidal, un reportero de la revista Milenio quien antes formaba parte del equipo de investigación del diario Reforma, ha realizado varios proyectos de este tipo. Por ejemplo, compiló la información para analizar las finanzas de varios equipos mexicanos de fútbol, y logró estimar qué tan redituable resultaba cada uno de ellos. En otro proyecto, Vidal recurrió a una hoja de cálculo para analizar las tasas de cáncer entre mujeres mexicanas. Descubrió que las tasas son más altas en algunos estados del norte del país, y que la mortalidad en otros estados era menor en gran parte porque el cáncer se detectaba más temprano.
     Olsen dijo que otra reportera mexicana, Claudia Fernández de El Universal, obtuvo recientemente datos de la página electrónica de la organización no gubernamental estadunidense National Security Archives (Archivos de seguridad nacional). Claudia logró interpretar información sobre las actividades de la KGB durante la guerra fría mediante una lista de códigos que también bajó del mismo sitio.
     Así logró identificar a un periodista, un político retirado y a otros ex agentes de la KGB que viven en México. Entrevistó a unos y a los familiares de otros, y logró un extraordinario reportaje.
     Si bien Olsen admite que los periodistas latinoamericanos tienen más problemas para acceder a la extensa información que pueden obtener los reporteros estadunidenses, también señala que los primeros tienen una ventaja. Los periodistas de América Latina no tienen que convertir con tanta frecuencia las viejas cintas magnéticas de nueve pistas utilizadas en Estados Unidos para almacenar información, ya que la mayor parte de las dependencias oficiales latinoamericanas utilizan computadoras del tipo PC. Y hasta ahora, dijo, por lo menos en México no se ha hecho distinción alguna entre la información electrónica y los archivos impresos.
     Olsen también dijo que el compartir información permite que los reporteros se inicien en las técnicas del PAC, ya que algunas ideas como la investigación de las finanzas de las campañas políticas, el análisis de los presupuestos oficiales y la comparación de tasas de criminalidad pueden llevarse a cabo en casi cualquier país. "Compartir información resulta tan importante a nivel internacional como nacional", dijo.
     Subero, por lo pronto, no tiene intenciones ni de dejar de aprender técnicas de PAC ni de dejar de utilizarlas en su trabajo. Actualmente colabora con el gobierno de Venezuela para garantizar que se compilen los datos relacionados con las finanzas de las campañas políticas.
     "Yo no tengo experiencia en el uso de (los programas) Access, Paradox o Mapinfo, pero pienso adquirirla pronto".
     Toledo, cuyo diario es uno de los más grandes del mundo, coincide en que su experiencia con el PAC ha sido muy útil y le ha otorgado una ventaja para competir en un mercado en el que estas técnicas aún son una novedad. "Además de las conclusiones de los artículos mismos", señaló, "aprendí muchas cosas con este trabajo al utilizar los paquetes para encontrar buenas fuentes de información. Más aún, aprendí que la computadora es la mejor amiga de un reportero. Pero pienso que desafortunadamente el PAC es aún casi desconocido en Brasil. Creo que esto va a cambiar en los próximos años. Hasta entonces, algunos cuantos seguiremos utilizando las técnicas del PAC para mantenernos delante de nuestros competidores".

Direcciones electrónicas
Lise Olsen, directora de Periodistas de Investigación, lise@dsi.com.mx
Jose Roberto Toledo, reportero de proyectos especiales, Folha de Sao Paulo, Brasil, toledo@journalist.com
Carlos Subero, reportero, El Universal, Caracas, Venezuela, csubero@callisto.eud.com

Kara Morrison trabaja con NICAR en Missouri. Para mayor información sobre los cursos de PAC impartidos por PI y por NICAR, comunicarse al teléfono Tel. 659 5958,  al
Tel./Fax 554 0250
, de la ciudad de México, o a las direcciones electrónicas: lise@dsi.com.mx, nanuc@dsi.com.mx, o red@dsi.com.mx

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atrás]