ARTÍCULOS

SIENTO Y PIENSO COMO REPORTERO
Gabriel García Márquez*

     "En los últimos años, el periodismo se convirtió en un oficio peligroso", advirtió Gabriel García Márquez, al dar inicio a un taller de narración periodística realizado en Barranquilla, Colombia, entre el 15 y el 17 de diciembre de 1997. El autor del reciente libro Noticia de un secuestro, para el que investigó los casos de diez periodistas que cayeron en manos de los narcotraficantes conocidos como los extraditables, se refería en parte al asesinato del fotógrafo argentino José Luis Cabezas, ocurrido hace ya un año. Además, en los días en los que se desarrolló el seminario, habían sido secuestrados seis periodistas colombianos, entre ellos William Parra, el vocero del presidente Ernesto Samper, quien finalmente fue liberado con un mensaje para el gobierno.

     "Me habría gustado investigar el caso Cabezas", dijo el ganador del Premio Nobel de Literatura de 1982. "La actitud de toda la prensa argentina de seguir el caso y de profundizar con sus propios medios me resultó digna de admiración y marcó un ejemplo para ser imitado por todos nosotros, especialmente por el compromiso de no dejar que semejante asesinato quede impune".

     Inquieto y alegre, García Márquez –quien cumplirá 60 años el 6 de marzo– se levanta todos los días a las 6 de la mañana para trabajar en sus memorias. "Si bien soy un escritor", afirma, "siento y pienso como un reportero. El placer de hacer una nota consiste en investigar. El reportaje es la noticia completa: tiene el flash y todo el desarrollo de los acontecimientos". Sin embargo, continuó, "el reportaje parece haberse convertido en un género periodístico en extinción. Se llegó a esta situación a partir de una evolución en los medios de comunicación y a la equivocada idea de creer que una noticia que ya apareció en la radio o en la televisión a las 10 de la mañana puede ser vieja a la noche". Por eso el reportaje "puede ser la salvación de los periódicos. Contar la noticia ordenadamente, enriquecerla con datos, será un regalo que todos los lectores agradecerán".

     Como ejemplo de que la buena noticia no es la que se da primero sino la que se da mejor, García Márquez aludió a su libro Noticia de un secuestro. "Yo no inventé nada. Ya cuando Maruja Pachón y Alberto Villamizar me trajeron la idea de que escribiera la historia y el drama que vivieron durante los meses que duró el secuestro, me di cuenta de que no podía separarlos de los casos de Diana Turbay, Francisco Santos, Beatriz Villamizar, Marina Montoya y los otros cinco, que ya eran conocidos en toda Colombia. Así que me puse a investigar y a conversar con cada uno de los protagonistas para contar el cuento con rigor informativo y todo lujo de detalles".

     El libro no incluye un solo dato que no haya sido corroborado o que no corresponda a la realidad. Sólo se cambiaron los nombres de los guardias que custodiaban a los protagonistas, debido a que habían amenazado con matar a las mujeres si eran revelados.

La meta es compartir experiencias

     En 1995, cuando creó la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, García Márquez vio cumplido su sueño de que los jóvenes periodistas pudieran compartir sus experiencias para crecer profesionalmente. Antes, con las diez computadoras que utilizó para escribir otros tantos libros, había dictado su primer taller para jóvenes escritores. "Donde yo me aburro escribiendo, sé que el lector

     se estará aburriendo", señaló durante el curso más reciente, en su afán por lograr que los periodistas agilizaran su estilo. Lo ideal, agregó, es que al final de cada línea siempre quede algo de suspenso para ver en la otra línea".

     La Fundación ha realizado 44 talleres en los que participaron 450 periodistas de América Latina, y fueron dictados por García Márquez y otros destacados periodistas de doce países. Un objetivo de los talleres es promover el mejoramiento profesional y el rigor ético de los periodistas, especialmente para responder al desafío que representan las nuevas tecnologías y las exigencias de las sociedades iberoamericanas. "Se puede escribir de todo", destacó García Márquez. "A un periodista casi nunca le faltan temas".

     Debemos ser conscientes de que los periodistas tenemos el poder y las armas para cambiar algo todos los días". Para obtener mayor información sobre los talleres y otras actividades de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, la cual dirige Jaime Abello Banfi, comunicarse al teléfono (575) 368 4429 de Barranquilla, Colombia, o a la dirección electrónica fundper@metrotel.net.co.


*Adaptado del texto Tres días en Barranquilla con Gabriel García Márquez, publicado el 26 de diciembre de 1997 en la versión electrónica del diario La Nación, de Buenos Aires, al cual expresamos un cordial agradecimiento

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atrás]