ARTÍCULOS

EL PERIODISTA DEBE DEMOSTRAR LO QUE DICE
Por Carlos Subero *

     Philip Meyer, uno de los pioneros del periodismo de precisión dio una charla en el diario El Universal, de Caracas. El profesor de la Universidad de Carolina del Norte fue invitado a Venezuela como parte de las jornadas de conmemoración del primer aniversario del lanzamiento del nuevo modelo de El Universal. Su tesis de periodismo de precisión se ha ampliado en los Estados Unidos con el uso de las computadoras personales. Tres de los premios Pulitzer entregados entre 1990 y 1993 fueron ganados por este tipo de reportajes.

     Hace 38 años, un joven reportero del Miami Herald se dedicó a atender una queja comunal sobre lo costoso que resultaban los seguros escolares contra incendios y huracanes. Estos seguros eran administrados por un consejo de funcionarios elegidos por la comunidad. El periodista investigó los nombres de los financistas de las campañas, de los miembros del consejo, y los aportes recibidos. Con un directorio de empresas obtuvo los nombres de los ejecutivos aseguradores y ¡bingo!, con lápiz y papel, sin computador, pudo dar con tres historias en la que demostró que 65% de los aportes de la campaña del presidente del consejo los había recibido del mundo de los seguros. Otros dos miembros tenían más de la mitad de los aportes de la misma fuente. Después de los reportajes, el consejo escolar reformó el sistema y usó el dinero ahorrado para aumentar los sueldos de los maestros.

     Ese periodista tiene hoy 70 años y despacha en un cubículo de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill. Se llama Philip Meyer y es conocido como un gurú del periodismo de precisión en los Estados Unidos.

     "El periodismo de precisión implica la aplicación de técnicas de investigación de las ciencias sociales. En realidad no existe diferencia alguna para la responsabilidad del periodista. Es la misma clase de periodismo pero con herramientas más poderosas. Hay una ventaja: si lo que está publicando se cuestiona, tiene la forma de demostrar que lo que está diciendo es verdad. Puede demostrar de dónde sacó los datos, cómo los analizó", señala Meyer.

     Y añade que "cualquier otra persona que quiera probar si eso es realmente así, con la misma información debe llegar a las mismas conclusiones. Esa es justamente la razón por la cual el periodismo de precisión es una ciencia. Una de sus principales características es la replicabilidad de que cualquier persona puede reproducir el mismo experimento para dar con el mismo resultado".

     En realidad, reportajes que incluían esta disciplina de la que habla el profesor Meyer ganaron tres de los cuatro premios Pulitzer otorgados entre 1990 y 1993.

     Bill Dedman, un reportero del diario Atlanta Constitution, analizó solicitudes de crédito y demostró que ante iguales condiciones, un banco otorgaba un porcentaje mucho mayor de créditos a personas de raza blanca que a personas de raza negra.

     Por otra parte, el diario Miami Herald obtuvo recientemente un Pulitzer analizando datos de 60 mil inspecciones de daños ocasionados por un huracán a edificaciones de Florida. Demostró que los daños fueron mayores en las nuevas edificaciones.

     Una de las cuestiones que más ha contribuido al desarrollo del periodismo de precisión en los Estados Unidos es que las instituciones norteamericanas abren la información a la gente. ¿Qué tan importante es esto para que pueda desarrollarse?

     Es muy importante para que el periodismo de precisión pueda existir. Pero no es decisivo porque en las oportunidades en que no existe la información provista por el Gobierno, la empresa periodística puede crear sus propios mecanismos para conseguir esa información. Mi primer gran trabajo de periodismo de precisión fue en Florida, el estado pionero en divulgar información sobre los contribuyentes a las campañas electorales.

     ¿Diría usted entonces que la divulgación de información sobre contribuyentes es una cosa positiva?

     Completamente. Cualquier otro mecanismo en los Estados Unidos para regular las campañas sería un fracaso. La única forma de vigilar es divulgando información y manteniéndola abierta a la gente.

     Meyer, quien realizó estudios de Ciencias Políticas en la Universidad de Harvard y también ha ganado un premio Pulitzer, emitió también sus criterios sobre la realización y publicación de encuestas.

     "En los años sesentas era muy común en Estados Unidos que se publicaran encuestas electorales con resultados contradictorios. Ahora los periódicos patrocinan sus propias encuestas porque no confían en las encuestas de los políticos. También la Asociación Americana para la Investigación de Opinión Pública adoptó un código de ética que requiere que haya divulgación de algunos de los pasos que se siguieron para realizar la encuesta. Eso ayudó a los periodistas a hacer preguntas para establecer qué tan confiable puede ser la encuesta. Si yo fuera periodista venezolano la primera pregunta que haría es si la encuesta atiende a las normas de la asociación."

Las mentiras de la fuente

     Hay una diferencia con el periodismo de precisión. Si uno se equivoca, pues uno será el responsable. Pero si uno toma una declaración de alguien que dice algo, por lo general no se siente el periodista responsable de ello sino que lo atribuye a la fuente que declara.

     No realmente.Cuando usted pone a un experto a hablar y esa persona le lleva a usted por un camino que no es el verdadero, usted, de alguna manera, está confiando en esa persona que dio esa declaración. Es verdad que fue una usanza común en Estados Unidos. Un ejemplo de ello fue el senador McCarthy acusando al departamento de Estado norteamericano de tener comunistas durante los años cincuentas. Como era un senador norteamericano, los periodistas lo publicaban sin confirmar lo que él estaba diciendo. En el periodismo de precisión, el periodista publica el producto del análisis de unos datos que están disponibles. Es verdad que cuando se cita al senador McCarthy diciendo una mentira, el periodista dice una verdad. Pero también el periodista forma parte de una cadena de mentiras. Y todavía es peor cuando usa una fuente sin nombre, no atribuida, que está diciendo la mentira.

     ¿Cómo ve usted el uso de las fuentes anónimas en el periodismo?

     Se pueden mantener en secreto si indican al periodista dónde confirmar la información que le dan, y se pueden probar las cosas sin recurrir a la fuente. El diario USA Today tiene una política de no usar esas fuentes, y corrobora las información de otras fuentes que sí revelan. Realiza sus trabajos de precisión a través de la investigación de los datos, y es quizás el periódico más confiable de Estados Unidos. Su circulación está subiendo mientras que la de los demás periódicos baja.


     *Carlos Subero es reportero de El Universal, de Caracas.

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atrás]