REPORTAJE

De cómo un periódico venezolano utiliza el 
periodismo asistido por computadora

El 62.2 % de la Asamblea Nacional Constituyente aopya el Control 
Estatal de Petróleos de Venezuela

Saber cómo es y qué piensa la representación política en un momento dado es una cuestión útil para los lectores de la prensa en un país como Venezuela, inmerso actualmente en un proceso de rápido cambio político. 

¿Cómo indagarlo? El departamento de investigación de El Universal, un periódico nacional de Caracas, diseñó un censo con 32 preguntas para un grupo de candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente con posibilidades de ser electos en los comicios del año pasado. El trabajo fue otro ejemplo de periodismo latinoamericano asistido por computadora (PAC), y tuvo una particular novedad: los lectores comenzaron a saber cómo pensaba la Constituyente que ellos habían elegido, justo a partir del día siguiente a las votaciones.

El Censo Constituyente fue una experiencia periodística sin precedentes en el área de estudios de élites en Venezuela, y fue posible por la automatización de los escrutinios oficiales venezolanos por parte del Consejo Nacional Electoral. Tal como estaba previsto, apenas dos horas y media después de haber sido cerradas las mesas de votación se conocieron los nombres de los 128 candidatos ganadores.

El cuestionario que se entregó a los candidatos durante las dos semanas anteriores a las votaciones contenía temas de política nacional, algunos rasgos de valores y aspectos sociodemográficos, como edad, estado de nacimiento, sexo y origen social.

La jefatura de redacción de El Universal había propuesto a los investigadores publicar al día siguiente de las elecciones. Por eso, el punto vital que tuvo que enfrentarse previamente fue determinar quiénes serían los ganadores de entre más de mil candidatos. Tan delicado problema fue resuelto exitosamente con algo de cálculo político y un poco de suerte.

La decisión sobre cuántos y cuáles candidatos debían entrevistarse fue tomada un mes antes de las elecciones. Se calculó que dos candidatos por cada uno de los 128 cargos darían 256 entrevistas, una cantidad razonable para ser realizada por el equipo de 11 reporteros del departamento de investigación y la Fundación Andrés Mata.

El sistema electoral usado fue de lista abierta, de mayoría simple. Para decidir quiénes serían los entrevistados, se acogió inicialmente la tesis de seleccionar a todos los candidatos identificados con el presidente Hugo Chávez, quien gozaba de muy alta popularidad. Así se definieron los primeros 128 candidatos.

Los otros 128 entrevistados fueron escogidos entre los bandos partidistas claramente opositores e independientes. En Venezuela los candidatos están dispuestos a atender a la prensa por teléfono, incluso para responder un cuestionario de 32 preguntas. 

De manera que lo más difícil para lograr las entrevistas fue encontrar los números telefónicos de los 256 candidatos. Sólo unos 10 candidatos seleccionados no pudieron ser entrevistados, ya fuera porque se n e g a ron o porque no pudieron contactarse.

Pero el resultado electoral fue sorpresivo. Los partidarios del presidente Chávez ganaron 122 de los 128 cargos, sólo cuatro la oposición, y dos fueron independientes. Tan sólo uno de los candidatos electos no había sido colocado en la lista inicial de entrevistados. Los ganadores entrevistados fueron 118. Los cuestionarios codificados fueron vaciados por dos reporteros quienes usaron el procesador SPSS. Así se creó la base de datos con 42 variables distintas, con datos y las respuestas de 256 candidatos a la Constituyente.

A las 6:30 de la tarde del domingo 26 de julio, el organismo electoral anunció por su página de internet resultados parciales con más de 80% de los votos escrutados. Se anotaron los 128 candidatos ganadores y a las 8:30 de la noche, ya se había construido la base de datos final en SPSS.

El primer día sólo fueron publicados resultados de cuatro preguntas; con ellas descubrimos que 97% de los elegidos pensaba en implantar la reelección presidencial. Otros siete reportajes fueron presentados en los días posteriores bajo el título Así piensa la Constituyente.

Un punto trascendental de la investigación lo arrojó el cruce de las variables sobre el origen familiar y el nivel educativo del constituyente. Se encontró que la mitad de los electos de la nueva clase política dominante cumple con la condición de ser universitario proveniente de la clase baja o media baja. Tal condición la cumplía sólo el 37% del Congreso elegido 8 meses antes. Ninguno de los electos a la Constituyente dijo provenir de la clase alta.

En los días siguientes presentamos hallazgos sorprendentes. A pesar de que la tendencia de izquierda nacionalista había arrasado con los cargos, 29% de los constituyentes se pronunciaba por la venta parcial de la empresa petrolera. No obstante, la mayoría de la Constituyente incluyó una norma en la Constitución prohibiendo tal eventual venta.

Ciertamente, no fue usada a profundidad la potencialidad del SPSS. Pero fueron creados índices relacionando varias preguntas sobre el tema militar y la política de descentralización, que permitieron determinar una alta tendencia a la participación política de los militares y también hacia la descentralización.

El Censo Constituyente fue el segundo estudio de élites políticas que realizó el diario El Universal durante 1999, y que ha sido un novedoso aporte del periodismo de precisión a la ciencia política para la consulta en universidades de este país latinoamericano. Para este año se planeó un tercer estudio con la elección del nuevo Congreso, para seguir conociendo la calidad y el pensamiento de la élite política durante el proceso de cambios en Venezuela.


El 62.2 % de la Asamblea Nacional Constituyente aopya el Control 
Estatal de Petróleos de Venezuela

Carlos Subero es reportero del diario El Universal de Caracas. Una versión en inglés de este texto apareció en la publicación Uplink, del National Institute for Computer Assisted Reporting, organización hermana de Investigative Reporters and Editors.

Por Yolanda Ojeda Reyes

Tomado del reportaje publicado en la página de internet del diario el 28 de julio de 1999 En la recién electa Asamblea Nacional Constituyente (ANC), 60.2% de sus miembros opina que Petróleos de Venezuela (PDVSA) debe seguir siendo propiedad exclusiva del Estado.

Este porcentaje se desprende de los resultados del Censo Constituyente de El Universal. No obstante, frente al análisis de otras alternativas planteadas en el estudio, se observa una tendencia a aceptar una eventual privatización parcial cuando 22.7% de los consultados manifestó un apoyo a la posibilidad de que una parte del capital de PDVSA pudiera ser vendida a los venezolanos.

En cambio, solamente 5.5% de los miembros de la Asamblea se identificó con extender esta alternativa también a extranjeros. En cuanto a una venta total la posibilidad luce remota, coincidiendo con un criterio extendido. Sólo una persona se acogió a la última alternativa planteada de una privatización total. 

A los encuestados se les consultó con cuál de las siguientes alternativas se identificaba más: 

A. PDVSA debe permanecer como propiedad exclusiva del Estado.
B. Una parte del capital de P D V S A puede ser vendida a los venezolanos.
C. Una parte del capital de PDVSA puede ser vendida a extranjeros.
D. PDVSA puede ser privatizada totalmente.

OPINIÓN POR EDADES

En otro enfoque, el censo indica que aquellos que tienen hoy entre 56 y 60 años respondieron en un porcentaje mayor (83.3) a la primera alternativa planteada en el cuestionado de que PDVSA debe permanecer en manos del Estado.

Tal vez allí pudiera influir el arraigo de una cultura rentista que se profundizó en la década de los 60, cuando estas personas tenían entre 17 y 21 años de edad.

Era la época del resurgimiento del programa democrático, tras la caída de la dictadura y el petróleo comenzó a jugar un papel más preponderante. Los menos defensores de una exclusividad estatal del holding petrolero están ubicados en los que tienen entre 66 y 70 años, es decir los que nacieron en la década de los treintas.

Del 22.7% que está de acuerdo con vender acciones a venezolanos, la pro p o rción mayor se encuentra entre los que tienen actualmente entre 61 y 75 años, mientras que una menor disposición se localiza entre los que tienen entre 36 y 40 años y entre 56 y 60 años.

CLASES

Los miembros de la Constituyente que respondieron que PDVSA debe seguir perteneciendo al Estado, señalaron que su familia de crianza p rovenía en su mayoría de la clase baja (63.3) media baja (68,6) y media (68.2). De acuerdo a los resultados, los que vienen de la clase media estarían más proclives a abrir el capital a los venezolanos. 

Por otro lado, los asambleístas que representan a estados no petroleros respondieron en mayor proporción a la idea del control estatal. Así podemos observar a los del Distrito Federal: 87.5% frente a los del Zulia 46.2% o Miranda 70% y Anzoátegui 40%. Esta relación varía un poco cuando se analiza el estado de nacimiento que no necesariamente representan. Allí 77.3% de los que nacieron en el Distrito Federal señalan que PDVSA debe ser del Estado y en el caso del Zulia se eleva a 53.3%; los que nacieron en Miranda 83.3% y los de Anzoátegui 55.6%.

EXTRANJEROS

En muchos de los criterios señalados por varios de los consultados, en la mayoría de los casos se indicó que era necesario que PDVSA siguiera siendo una industria de "todos los venezolanos" y que el Estado venezolano debía ejercer su control. La mayoría descartó vender una porción del capital ni siquiera a los propios venezolanos. 

Algunos alegaron que esto se podía convertir en una compuerta para que en el futuro "la gallina de los huevos de oro" pasara a manos privadas. Varios de los que optaron por la segunda alternativa del cuestionario: una parte del capital de PDVSA puede ser vendida a los venezolanos, suponían la necesidad de una reestructuración previa del Estado.

Aunque el tema no fue específicamente consultado, varios se most r a ron preocupados por el destino que se le daría a los recursos .

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atras]