QUÉ HAY DE NUEVO

La TV, el conflicto en Chiapas y los derechos indígenas
Ojo cibernautas: ¿seremos ermitaños de internet?

Periodismo y tecnología, conexión en proceso

¿Será que entre más medios de comunicación existen, menos informados estamos? ¿Qué hemos aprendido de los medios de comunicación? ¿Cumplen su tarea de establecer puentes de comunicación y conocimiento, o se han erigido en ideología por sí mismos?

Estas son algunas de las preguntas que se plantea Alma Delia Fuentes -en efecto, la nuestra, la hija pródiga de Periodistas de Investigación- en su ensayo Periodismo y tecnología, conexión en proceso. El trabajo, recién salido del horno y con el que Alma Delia obtuvo su licenciatura en periodismo y una mención honorífica por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, pretende demostrar la necesidad de que el periodista utilice recursos como internet, bancos de información histórica y estadística, directorios y otras fuentes do-cumentales para realizar su trabajo.

Metida en esa tarea, Alma Delia hace un recorrido a menudo muy crítico por los vericuetos en los que se entretejen los avances tecnológicos y el periodismo, incluyendo temas como el periodismo de investigación a fin de siglo, cultura y nuevas tecnologías, el mercado de la información y las leyes y mecanismos de acceso a la misma.

En un número próximo de La Red haremos una reseña en forma de este trabajo, el cual por lo pronto ponemos a disposición de los usuarios de nuestro centro de información. Y, por supuesto, ¡felicidades, Alma Delia!


La TV, el conflicto en Chiapas y los derechos indígenas

La Academia Mexicana de Derechos Humanos (AMDH) es precursora, entre muchas otras cosas, de los estudios sobre la forma en que los medios de este país cubren diversos momentos y temas po-líticos. A principios de 1998, y debido a la "situación de crisis en el proceso de negociación originada por la suspensión de los diálogos de San Andrés", la Academia se dio a la tarea de determinar si los medios de comunicación respetan el derecho a la información de los mexicanos respecto al conflicto" y a "contribuir a que los interesados en la situación en Chiapas dispongan de elementos de análisis y re-flexión".

Un resultado de esas inquietudes es el documento La TV, el conflicto en Chiapas y los derechos indígenas en seis noticieros de televisión de México, el cual analiza la manera en que ese medio electrónico trató el tema entre el 16 de marzo y el 15 de mayo de este año.
La Academia considera que los noticiarios estudiados "demos-traron un comportamiento propio de un sistema político previo a las transformaciones observadas en las últimas décadas", ya que esas emisiones privilegian el punto de vista gubernamental y "no res-petan el derecho a la información de los mexicanos".

El informe se basa en la evaluación de la cobertura del conflicto en Chiapas y de los derechos indígenas por parte de los programas informativos El noticiero de Guillermo Ortega, (Televisa); Hechos de Televisión Azteca, conducido por Javier Alatorre; Para Usted de Mul-tivisión, conducido por Pedro Ferríz de Con, y Enlace de Canal 11, conducido por Sergio Uzeta. El estudio también incluyó Noticias del Canal 10, del gobierno de Chiapas, y NotiCinco, de Canal 5, si bien en este caso el periodo de análisis es menor.

De acuerdo a un resumen del informe elaborado por la Academia, El Noticiero, Hechos, Para Usted y Enlace "no respetaron el derecho a la información de los mexicanos, ya que difundieron am-pliamente las versiones gubernamentales en torno al conflicto, no así de las voces discordantes de la perspectiva oficial; cuando se les dio espacio, éstas recibieron un tratamiento inferior (y adverso, en algunas ocasiones)".

Los noticiarios "se sumaron a la posición gubernamental" al cu-brir los temas más importantes relacionados con el conflicto, e incluso Enlace, "que en el pasado dio muestras de apertura hacia actores con posiciones discrepantes a la gubernamental, en este periodo las adoptó, de manera similar al resto de los noticiarios analizados".

Este tipo de cobertura informativa, continúa el resumen del docu-mento, "no contribuye a lograr una salida pacífica y negociada; al contrario, puede crear las condiciones para una solución armada. Igualmente, la información relativa al conflicto en Chiapas desplazó a la relacionada con los derechos indígenas, sobre los cuales los noticiarios se limitaron a dar notas referentes al tema de la salud".

Durante el periodo de estudio, los cuatro noticiarios que se origi-nan en la ciudad de México transmitieron siete horas y media de información sobre Chiapas. "Las autoridades federales y estatales recibieron el 46 por ciento del tiempo total, mientras que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y los indígenas recibieron el 10 por ciento. Las instancias mediadoras del conflicto, la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa) y la Comisión Nacional de Intermediación (Conai), sumaron el 6.6 por ciento".

Esta tendencia, continúa el estudio, "se mantiene en el caso del tiempo en que se le permite a un actor expresar de viva voz sus opiniones acerca de la situación en Chiapas, ya que las autoridades federales y locales acumularon el 45 por ciento del total por el 20 por ciento de los partidos políticos".

Los dos noticieros estatales estudiados también acusan una "cla-ra parcialidad hacia la postura del gobierno" mientras que "sectores como los empresarios tienen más peso que los mismos funcionarios públicos" y "no todas las partes involucradas cuentan con un espacio real dentro de los noticiarios". Ambos noticieros permitieron que las autoridades federales se expresaran "en voz de sus propios acto-res en un total de 28 minutos con cincuenta segundos", mientras que otros actores "de igual relevancia" como el ezln, los indígenas y las instancias mediadoras del conflicto "apenas alcanzaron cinco minutos 42 segundos, y tres minutos 41 segundos, respectivamente".

Los lectores interesados pueden obtener el documento en las ofici-nas de la Academia, Calle de Filosofía y Letras 88, colonia Copilco Universidad, CP 04360 México, D. F., o dirigirse a los teléfonos 659 4980, 659-8764, 658-5736 y 658-5772. Fax: 658-7279. También pueden escribir a la dirección de correo electrónico amdh@laneta.apc.org o consultar la página de la Academia en www.unam.mx/amdh

Arriba


Ojo cibernautas: ¿seremos ermitaños de internet?

Ahora resulta, según un grupo de investigadores estadunidenses, que el uso de internet puede ser nocivo para la salud psicológica y para la vida social de los cibernautas. Como informó una nota de Amy Harmon en el diario The New York Times, la investigación reali-zada en la Universidad Carnegie Mellon sugiere que las personas que pasan desde unas cuantas horas en línea tienden a experimentar mayores niveles de depresión y soledad. El estudio se realizó du-rante dos años, con un costo de 1.5 millones de dólares, e indica también que el uso de internet "parece ser una causa del deterioro del bienestar psicológico". Estos resultados, afirma Harmon, son opuestos a lo que esperaban los patrocinadores del estudio, entre los que se cuentan empresas como Intel, Hewlett Packard, AT&T y Apple, así como la Fundación nacional de ciencias de Estados Unidos.

El estudio se concentró en 169 usuarios de internet de la ciudad de Pittsburgh, y los autores desarrollaron una compleja metodología para cuantificar los niveles de depresión, la pérdida de miembros del círculo social y los sentimientos de soledad de los sujetos de estudio.
Quienes usan internet, según los científicos, han disminuido su "interacción" con sus familias y se ha reducido su círculo de amigos de manera proporcional al tiempo que pasan en línea. En promedio, el uso de internet durante una hora a la semana provocó en la po-blación estudiada un aumento de 1 por ciento en la escala de depresión, la pérdida de 2.7 miembros del círculo social, y un aumento de .4 por ciento en la escala de soledad. Uno de los investigadores ofreció la hipótesis de que el uso de internet conduce al establecimiento de relaciones personales más superficiales, lo que provoca un de-terioro "del sentimiento de estar conectado con otras personas".

La muestra no fue aleatoria, por lo que no se pueden establecer conclusiones automáticas para la población en general. Más aún, el estudio se realizó en una sociedad que de por sí tiende a la soledad y el aislamiento -basta preguntarle a la Sandra Bullock de la película La Red- así que no es necesario arrancar de cuajo nuestros módems y cancelar nuestros servicios de internet. Pero quizás sí valga la pena re-flexionar sobre el uso que damos a esta herramienta y, por ejemplo, hacer memoria sobre cuántas veces a la semana nuestra media naranja, la familia o los amigos protestan porque "¿otra vez estás en internet?".

El estudio, titulado HomeNet Project, se publicó en la revista The American Psychologist (http://www.apa.org/journals/amp/amp 5391017.html). También se puede encontrar información adicional al respecto en HomeNet Project http://homenet.andrew.cmu.edu/progress y Human-Computer Interaction Institute http://www.cs.cmu.edu/~hcii/

La TV, el conflicto en Chiapas y los derechos indígenas

[Correo]  [Inicio]  [Arriba]   [Atrás]